google-site-verification: google9c44e39fe0304778.html
 

LO QUE NOS QUEDARÁ DESPUÉS DE LA CRISIS

Me preguntaba si realmente la sociedad tendrá cambios drásticos una vez pase la pandemia, es probable que sí, aunque nadie podría asegurarlo con tanta contundencia, lo que, si es cierto, es que esta columna, así como tantos artículos y documentos que reposarán en la internet se podrán revisar muchos años después para validar si efectivamente logramos mejorar como sociedad.

En esta situación se evidenció la necesidad de incorporar nuevos hábitos con los cuales muchos no estaban familiarizados, aunque aún hay algunas personas que se resisten a aceptarlos y de eso precisamente quiero hablarles, cuáles serán esos hábitos o costumbres que tendremos que incorporar a nuestro estilo de vida y cómo estos seguramente será una clara tendencia en el mercado. Hablaré de algunos de estos.

Los que llegaron para quedarse:

Reencontrase con la familia

Sí, usted vivía con su familia, pero responda a conciencia esto, ¿usted compartía el suficiente tiempo de calidad con ellos? Cuando decimos de calidad no podemos sacrificar la intensidad de tiempo como bien lo pensaban muchos cuando decían “lo importante es la calidad no el tiempo”. Lo que finalmente ocurrió para bien, aunque hubo un asterisco en esto… (violencia intrafamiliar), es que permitió revivir momentos con la familia, desempolvar juegos de mesa, hacer locuras y travesuras en casa con los cercanos, apelar a la creatividad familiar y fomentar espacios de encuentro.

Los accesorios o suplementos de higiene personal portable.

Estos sin duda alguna estarán en niveles más elevados y rigurosos en todos los lugares que interactuamos. Si bien el promedio de personas lo hace con rigurosidad, me refiero a la asepsia, considero que, con la pandemia, esto se elevó a niveles nunca antes vistos. Este nuevo hábito hará que las personas sean más estrictas en sus controles de salubridad.

Ejercitar la salud emocional y la resiliencia.

Si usted fue de las personas que se afectó psicológicamente con esto, no es la única, a miles les pasó lo mismo, verse enfrentado a una realidad nunca antes vista. Temores, incertidumbre y zozobra fueron o son sólo algunas de las situaciones de índole emocional que le “pegó” duro a más de uno. Esta situación llevó a que se contemplara la opción de ser más receptivo a aquellos profesionales que nos dan apoyo u orientación en este tipo de situaciones. Si bien ya era una tendencia este tipo de espacios de reflexión y empoderamiento, con la situación se incrementó y creo que en muchos casos ha sido el principal antídoto pasa saber sobre llevar la situación.

Usar servicios en línea de los diferentes comercios.

Aunque aún se notaban personas que no paraban de hacer filas en bancos, entre otras entidades. Creo que por voluntad u obligatoriedad muchos volcaron su mirada al comercio electrónico, clases en línea, pasarelas de pago para sus servicios, entre otras. A lo que siempre se le había mirado con recelo, se convirtió en algo de primera necesidad y ahí se descubrió para muchos, cómo se podía simplificar trámites y ser más eficientes con el tiempo.

Ser más comprensibles con la desigualdad social y el apoyo al emprendimiento

A quien no se le conmovió algo cuando vio a algunas personas que trabajaban al día y a raíz de lo sucedido se quedaban sin llevar algo de dinero a su casa para comer. Todos vemos personas así en las calles a diario, pero creo que se ha generado conciencia de los que llamo “invisibles invencibles”, aquellas personas que la luchan en el anonimato y la informalidad por sobrevivir. Sin duda alguna, esta temporada nos llevó a reflexionar qué estamos haciendo para asegurar un mínimo de sustento para ellos (desde el estado o como ciudadanos comprándoles) y ¡pilas! hablo también de los emprendedores (que no necesariamente están en condición de vulnerabilidad) pero que también vivían del día a día de sus negocios.

Lo bien que se ve el medio ambiente sin nosotros acabándolo a diario.

Algunos mares retomaron su color cristalino, se vieron calles más limpias, el ambiente más descontaminado. A veces creo que el pico y cédula inventado en Colombia debería hacerse ocasionalmente en el año. Creo que nos dimos cuenta que somos seres vivos con un impacto fuerte, muy fuerte en el medio ambiente y debemos aprender a vivir en el de una manera más responsable y consciente.

Seguramente me hará falta algunas cosas, pero lo único cierto, o por lo menos que se espera con todo esto, es que realmente la sociedad tenga un cambio y vivamos en función de una conciencia ambiental, social y personal.

¿Usted es emprendedor? le dejo esta pregunta ¿cómo aprovechará estos insight que el mercado no está dando para innovar?

#covid19 #oportunidades #blogcaleño #blog #resiliencia

7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo