google-site-verification: google9c44e39fe0304778.html
 
  • Alexander Riascos Caicedo

Que no le “vendan humo” en capacitación

Un vagón de tren llegará a su destino sólo si tiene las condiciones técnicas y logísticas necesarias para hacerlo. El vagón en condiciones óptimas por sí solo no es suficiente, necesita unos carriles en excelentes condiciones y una locomotora o una fuente de energía constante y de calidad.

Este ejemplo aplica perfectamente para los procesos de capacitación, que, por cierto, abundan en el mercado en este momento.

Es bien sabido, que el auge de speakers, conferencistas, coach, facilitadores o como quiera que se llame, obedece en buena medida a que hay unas fuertes brechas en competencias o habilidades entre la educación formal y la que el mercado o sector empresarial demanda.