top of page

El modelo de aprendizaje en la era del conocimiento y la inteligencia artificial


Una persona rompiendo paradigmas  en la educación
Capital humano y era del conocimiento

En un mundo vertiginosamente cambiante, la economía global se encuentra en constante evolución hacia una estructura donde el conocimiento es la principal divisa, de hecho le hemos querido llamar "La era del conocimiento".


Las universidades y las instituciones de enseñanza enfrentan el reto de preparar a sus alumnos no solo para enfrentar los desafíos del presente, sino para anticipar las necesidades del futuro. En este contexto, metodologías como el aprendizaje basado en problemas (ABP) y el método del caso de Harvard Business School (HBS) representan pilares fundamentales en la formación de líderes capaces de navegar en la compleja economía basada en conocimiento.


Esta aproximación pedagógica, que pone a los estudiantes en el centro del proceso de aprendizaje, simula los desafíos y complejidades del mundo real, fomentando una comprensión profunda y aplicable de los conceptos teóricos.


A medida que avanzamos hacia una economía basada en el conocimiento, las habilidades requeridas en el lugar de trabajo están evolucionando, y el aprendizaje basado en problemas está demostrando ser un modelo educativo invaluablemente preparatorio.


Por otra parte, se ha planteado el concepto de “economía basada en el conocimiento”, la cual se distingue por un énfasis en el capital intelectual sobre el físico o financiero. En este contexto, el conocimiento se convierte en la moneda principal, impulsando la innovación y la competitividad económica. Todo esto porque las empresas y las economías dependen cada vez más de su capacidad para generar y explotar el conocimiento, y aquí es donde las metodologías la de Harvard y APB ayudan a fortalecer competencias como el learnabilty.


Es por esto por lo que los nuevos retos a los que nos enfrentamos como sociedad no pueden ser atendidos desde el modelo de aprendizaje tradicional. Este, a menudo criticado por su naturaleza pasiva y su enfoque en la memorización, contrasta marcadamente con las exigencias de una economía impulsada por el conocimiento. En cambio, el APB o metodologías del caso, en cambio, equipa a los estudiantes con la capacidad de análisis crítico, resolución de problemas y adaptabilidad, habilidades que son esenciales para navegar en un mercado laboral dinámico y basado en el conocimiento.


Ahora, ¿cómo se integra estas nuevas formas de aprendizaje con la avasallante y cada vez mas creciente ola de la Inteligencia artificial?


Para nadie es un secreto que la inteligencia artificial está cambiando el panorama laboral, automatizando tareas rutinarias y creando nuevas oportunidades para el empleo cognitivo. Esta puede analizar grandes conjuntos de datos y manejar tareas con una eficiencia que desafía la capacidad humana, pero su ascenso plantea una pregunta significativa: ¿Qué competencias diferenciarán a los trabajadores del futuro?


La respuesta reside en habilidades que la IA no puede replicar fácilmente: pensamiento creativo, inteligencia emocional, juicio ético y habilidades interpersonales.


Competencias que en buena medida son desarrolladas en ambientes de toma de decisiones y que obligan a los estudiantes a enfrentarse a problemas ambiguos, trabajar en equipo, y tomar decisiones basadas en evidencia limitada o incompleta, emulando así el tipo de pensamiento que se necesita en la interacción con sistemas de inteligencia artificial en entornos laborales.


Las competencias laborales en la nueva economía serán protagonistas porque como bien se ha dicho a lo largo de esta nota, incluyen la capacidad de aprender y reaprender, la agilidad mental para lidiar con cambios rápidos, la habilidad para manejar información compleja y el pensamiento crítico para tomar decisiones estratégicas.

Por esto, desde Emprende Mejor adoptamos metodologías para formar a nuestros emprendedores y pequeños empresarios. Porque no se trata simplemente de entender una empresa en un momento dado, sino de entender cómo se entrelazan las variables económicas, sociales y tecnológicas en un contexto de negocio real y cómo la gestión estratégica y la toma de decisiones pueden influir en los resultados.


Para finalizar, en la convergencia de la economía basada en el conocimiento y la proliferación de nuevas tecnologías, las instituciones educativas deben adaptarse o arriesgarse a la obsolescencia. Por ello metodologías como la del caso de Harvard y el aprendizaje basado en problemas no son meramente técnicas de enseñanza, sino imperativos estratégicos para cultivar la próxima generación de líderes y profesionales. Al abordar de frente los desafíos de nuestro tiempo, estas metodologías no solo enseñan contenido; enseñan a pensar, a adaptarse y a innovar. En última instancia, la resiliencia de nuestra economía y la relevancia de nuestra fuerza laboral pueden depender de nuestra capacidad para abrazar estos paradigmas educativos transformadores.


La educación necesita cambios urgentes, por ello recomiendo esta publicación de Globethics llamada “Educación aumentada: desafíos de la educación en la era de la inteligencia artificial” Descarga gratuita AQUÍ

Comments


bottom of page