google-site-verification: google9c44e39fe0304778.html
 
  • Alexander Riascos Caicedo

Emprendimiento nuevo, vida nueva

El negocio empezó a crecer y daba para todo, hasta para irse de paseo más de lo acostumbrado, comprar la ropa de moda que querían, darse gusto con algunos caprichos que antes no se podían, entre otras cosas.  Viendo esto de manera general sería algo normal y producto de un gran esfuerzo probablemente, el problema era que el nivel de vida que llevaban antes ya era parte de la historia, ahora solo generaba placer los  paseos y “gusticos” más suntuosos.

Pasaba que el dinero que debía destinarse al propio negocio no se invirtió, las mejores utilidades se terminaron convirtiendo en gastos y el negocio que en su momento daba muy buenas utilidades requería más inversión para sostener su crecimiento.

Ante la dualidad de satisfa