top of page

La conexión entre subir una cima de una montaña y emprender



Hace muchos años durante mi tiempo de residencia en Ecuador, encontré que este país albergaba dos imponentes volcanes, entre muchos que me di cuenta que tenía. Uno de estos es el Chimborazo, que se alza con una cima de 6263 metros sobre el nivel del mar.


Desde abajo se ve imponente, pero supe que desde arriba seguro sería mejor. Por eso se inicié un proceso de preparación (amateur) para hacer el ascenso, aunque sabía que no llegaría a la cima, si subiría más allá de mi límite.


La preparació inició, subiendo y pasando umbrales, hasta que se dió el gran día, el ascenso. Lo más bonito de esto no fue sólo llegar a superar mi meta, 5100 msnm, sino disfrutar el proceso, y de ahí me quedaron estas anecdotas que creo que se parecen mucho al emprender, a hacer empresa.



Mi crónica...


Subir una cima de una montaña y emprender son dos actividades que parecen muy diferentes a simple vista. Pero si profundizamos en ambas experiencias, podemos encontrar una conexión sorprendente entre ambas. En este post, exploraremos cómo subir una cima de una montaña y emprender tienen más en común de lo que pensamos y cómo estas experiencias pueden enseñarnos importantes lecciones sobre el éxito empresarial.


Ambas actividades requieren planificación y preparación

Ya sea que esté subiendo una cima de una montaña o emprendiendo, ambas actividades requieren una planificación y preparación cuidadosas. Antes de subir una cima de una montaña, debe considerar factores como la dificultad de la ruta, la duración de la caminata, la disponibilidad de agua y alimentos, y el equipo necesario. De manera similar, al emprender, debe planificar y preparar su plan de negocios, investigación de mercado, financiamiento y recursos necesarios para llevar a cabo su visión empresarial.


Ambas actividades pueden ser emocionalmente agotadoras

Subir una cima de una montaña y emprender pueden ser emocionalmente agotadores. Ambas experiencias pueden presentar desafíos inesperados que ponen a prueba su determinación y resistencia mental. Tanto en la montaña como en el mundo empresarial, es importante mantenerse enfocado y mantener la perspectiva adecuada para superar los obstáculos.


Ambas actividades tienen riesgos y recompensas

Tanto subir una cima de una montaña como emprender tienen sus riesgos y recompensas. En la montaña, el riesgo puede ser una lesión o el clima impredecible. En el mundo empresarial, el riesgo puede ser el fracaso financiero o la competencia feroz. Pero en ambas actividades, las recompensas pueden ser significativas. En la montaña, la vista desde la cima y la satisfacción personal de alcanzar su objetivo pueden ser inolvidables. En el mundo empresarial, el éxito financiero, la satisfacción personal y la contribución a la sociedad pueden ser enormemente gratificantes.


Ambas actividades requieren perseverancia

Tanto subir una cima de una montaña como emprender requieren perseverancia. La perseverancia es fundamental para superar los desafíos y alcanzar los objetivos. Al subir una cima de una montaña, es importante mantenerse enfocado en el objetivo y seguir adelante, incluso cuando el camino se pone difícil. De manera similar, al emprender, debe mantenerse enfocado en su visión empresarial y perseverar a pesar de los obstáculos que puedan surgir.


Siempre digo que emprender es más que crear un negocio, es un estilo de vida, es un ADN que nos hace diferentes y siempre viendo opotunidades. Ser emprendedor es un pasión, que nos hace ser más esforzados y luchadores.

Comments


bottom of page