google-site-verification: google9c44e39fe0304778.html
 
  • Alexander Riascos Caicedo

Retorno a las oficinas ¿volveremos a lo mismo?

Hace décadas atrás pensar en educación virtual era hablar de utopías o en actividades quizá impensables, hasta que se hizo realidad y sólo algunas instituciones se dieron a la tarea de implementarlo. La educación virtual avanzó, pero quizá no logró permear tanto como se esperaba en su momento. Pero ante la evidente situación nos dimos cuenta que más que una necesidad, es prácticamente una obligatoriedad para la sociedad actual.

Si bien es comprensible que no todo se podrá virtualizar, por lo menos si debemos migrar más hacia la semipresencialidad, y es que no es descabellado pensar que además de estudiar, la gente espera interactuar y enriquecerse en otros espacios diferentes a un aula universitaria.